marzo 24, 2018 lamatrio

Mentorado 3. Primer mes en España

Ya ha pasado un mes desde que llegamos a España (con nuestra maleta cargada de ilusiones, etcétera) para este Mentorado de Formación en Narración Oral con Pep Bruno. Nos gustaría contarles en qué ha consistido esta experiencia tan distinta y tan enriquecedora de formación y qué cosas hemos visto y aprendido.

Nicole contando en el Café María Pandora, en el Día Internacional de la Narración Oral

Con Pep nos hemos organizado según su calendario, repleto de funciones por toda España en estas fechas. Pero cuando le toca estar en casa, nosotros vamos para allá (vivimos en un piso que está a cinco minutos caminando de su casa, así que ya somos como de la familia) y nos instalamos a trabajar por cuatro, cinco, seis horas. Este trabajo consiste en hablar de diversos temas relacionados a práctica de la narración oral sobre los que Pep ha reflexionado. Avanzamos lento, claro, porque nosotros somos los preguntones del curso y Pep es el profesor entusiasta que sigue el rumbo que la misma clase propone, y no tanto uno que esté previamente establecido. De todos modos, siempre regresamos al hilo inicial. Así, en este mes hemos podido hablar de tantas cosas que sería muy difícil enumerarlas. Además, a cada rato se nos ocurren nuevos proyectos para realizar en Chile y poner nuestro trabajo en servicio de los cuentos (tenemos una lista en el cuaderno que se titula “Ideas”, y ya va por las quince. A ver si nos alcanza la vida).

Pep Bruno en el espectáculo “Este cuento vino a mí” en la Biblioteca de Tres Cantos, Madrid

Ya desde esta semana hemos acompañado a Pep a alguna de sus funciones, con lo cual podemos ver en la práctica todo lo que hablamos en teoría. Es sin duda algo que nos nutre mucho para reflexionar y discutir. Esta semana pudimos ver una función para bebés de 0 a 2 años (algo que nosotros nunca hemos hecho), y ayer viernes un espectáculo para adultos en Madrid. Este espectáculo, “Este cuento vino a mí, vino a mí, vino a mí” ya habíamos tenido oportunidad de escucharlo en Santiago de Chile, pero ahora fue muy interesante verlo desde una nueva óptica, considerando todo lo que hemos hablado en estas semanas de mentorado.

Es llamativo el lugar que tienen los cuentos en España. Los narradores locales, claro, creen que podría ser mucho más importante y sin duda que así debería ser, pero cuando comparamos con la realidad de nuestro país nos parece que han avanzado muchísimo. En la entrada anterior hablábamos de los Viernes de los Cuentos de Guadalajara, con más de 20 años ininterrumpidos de programación. Pero ayer en la Biblioteca de Tres Cantos, en Madrid, nos encontramos con algo muy similar: 15 años seguidos de programación para adultos una vez al mes, con 100 personas de público normalmente (lleno total) y 50 “en los días flojos”. Ayer comenzaban las vacaciones de Semana Santa y la sala estaba repleta. Sería muy interesante (y tal vez podríamos hacerlo) preguntar a aquel público tan fiel qué aspectos le parecen más relevantes para asistir regularmente a este tipo de espectáculos. Las alternativas podrían ser: 1) que es gratuito, 2) la periodicidad de programación, 3) la calidad de los narradores, 4) Otra.

Habría que hacer ese estudio para tener una respuesta, pero algo nos dice que la clave está en la regularidad: la gente ya sabe, porque hace 15 años que es así, que el último viernes de cada mes hay cuentos.

Otro aspecto muy importante del mentorado han sido las lecturas. Pep ha insistido mucho en la importancia del cuento tradicional, y nos ha llenado de colecciones de cuentos de este tipo. Advertimos (porque somos muy observadores, claro que sí) que al leer y escuchar muchos cuentos de tradición aquella estructura tan particular (¡tan humana!) de los cuentos se va haciendo parte del hablar cotidiano, y tiene una utilidad tremenda a la hora de adaptar un texto para contarlo. Por ahora, hemos leído colecciones de cuentos albaneses, mediterráneos, árabes, extremeños… A ver si se nos pega la oralidad para siempre.

Las lecturas para Semana Santa

Pero no solo de tradición vive el hombre. Pep tiene una biblioteca impresionante y ha seleccionado muchos de sus libros-álbum para que elijamos alguno y lo contemos, ya sea con el libro o sin él. Los que nos conocen saben que nunca contamos con libros y que no buscamos el repertorio los libros-álbum, así que ha sido todo un desafío. Pero ya elegimos algunos y veremos qué de bueno puede resultar.

Ahora habrá algún descanso por Semana Santa. ¡Nosotros, a leer!

Comments (2)

  1. Sandra

    Que mes!!! Maravillosos 30 días en la Madre Patria…..los felicito y les envío un gran abrazo….sigan devorando libros, narraciones orales y todo cuanto puedan…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.